Condrodistrofia

17 10 2008

El gen del enanismo que produce el tipo de cuerpo del Bulldog Francés causa el mismo perjuicio en el desarrollo del hueso que el visto en los seres humanos: miembros de huesos cortos y vértebras que son más cortas en sentido horizontal que las de las razas no afectadas de enanismo.

Esta condición es llamada condrodistrofia, lo que significa que las partes del esqueleto que primero se forman, como los cartílagos (huesos de los miembros y terminaciones de la columna vertebral), son defectuosas en su desarrollo.

Algunos (quizá la mayoría) de los Bulldog Francés tienen al menos una, y a veces varias vértebras con malformaciones y esto va unido al impedimento en el desarrollo causado por el enanismo. Estas malformaciones (especialmente la hemivértebra) están a menudo presentes pero no causan problemas. Con frecuencia están sin detectar, a menos que sean descubiertas al hacer una radiografía por alguna otra razón.

La relativa longitud de la espalda de un perro (en proporción con el tamaño del cuerpo) es una manifestación del grado de enanismo y deformación de las vértebras y discos que forman la espina dorsal. Entre los factores asociados al enanismo (se pueden dar juntos o por separado) están:

• Extremo acortamiento de las vértebras.
• Estrechamiento de los discos intervertebrales.
• Reducido número de vértebras.
• Vértebras soldadas o hemivértebra.

Si se compara el enanismo de los perros con el de los seres humanos, las espaldas más cortas corren más riegos de tener problemas debido a que representan una malformación mas extrema.
Aunque el gen del enanismo es una parte integral de la constitución del Bulldog Francés, su grado de expresión en un determinado ejemplar produce la gama de variaciones que se ve en la raza.

El grado que conlleva al acortamiento de los huesos esta, probablemente, influido tanto por factores genéticos como no genéticos. La crianza selectiva ha producido líneas de perros con la espalda extremadamente corta (y también patas muy cortas), sobre todo si se compara al Bulldog Francés de hoy con el de principios de siglo XX. Por lo tanto, es obvio que los criadores pueden controlar el grado de enanismo. Un importante estudio realizado sobre este tema dice: “dado que la condrodistrofia no es una característica absoluta (todo o nada), sino que existe en una escala de grados, muchas enfermedades se pueden evitar simplemente disminuyendo el grado de la misma”.
Así, por ejemplo, los Dachshunds de patas derechas son menos susceptibles de tener hernia discal que los de patas arqueadas. No porque tengan las patas derechas, sino porque este tipo de patas son señal de un menor grado de condrodistrofia.

Extraído y traducido de un artículo de Jan Grebe. The French Bulldog. 1989
Publicado en el Boletín del C.E.A.B.F. Invierno 2002


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: